Imagen de fondo

Landubia: Simulacro General del Espeleosocorro Vasco (EEL) 2018

Posted by & filed under Espeleosocorro.

El fin de semana del 6 y 7 de octubre de 2018 se celebró el simulacro general del espeleosocorro vasco, organizado por el E.E.L. y teniendo como grupo anfitrión al Takomano. Este año tocaba desplazarse hasta Orduña (Bizkaia), a la sima Landubia, que curiosamente se encuentra en Araba.

El simulacro comenzó a las 8 de la mañana del sábado, día 6. Como novedad con respecto a otros años se establecieron varios horarios de llegada de los socorristas, con la intención de darle un poco más de realismo a la práctica y además evitar que los equipos que entran al final estén muchas horas de espera innecesaria en el puesto de control. En total se formaron 9 equipos, aunque los equipos de evacuación en realidad eran 5, formados por 6 socorristas cada uno.

En esta ocasión acudimos dos miembros del F.U.E., Xabi y Rober, que formamos parte del equipo 9, que se encargaba de recibir la camilla en el fondo de un pozo de 11m y sacarla hasta la calle.

En nuestro tramo, teníamos que instalar  tres instalaciones de socorro y realizar una desobstrucción, sencilla pero laboriosa. Además aprovechábamos un contrapeso instalado por el equipo anterior en el pozo de 11m con el que extraíamos la camilla del fondo del pozo hasta nuestra primera instalación que consistía en un palan simple. De aquí, por un corto y estrecho meandro porteábamos la camilla hasta la segunda instalación que consistía en bajar un resalte de 8m. Para ello instalamos un freno de carga simple con un STOP para bajar la camilla controladamente, hasta su recepción por los socorristas. Una vez abajo tocaba el paso por la gatera que tuvimos que desobstruir.

La desobstrucción consistió en quitar el barro y sedimentos del suelo con ayuda de una pequeña azada, las manos, una barra de uña y alguna piedra plana que encontramos por allí. Estuvimos un buen rato desobstruyendo, porque aunque con menos también hubiera pasado, el hecho de tener tiempo de sobra y tener que esperar, nos hizo seguir quitando sedimento del fondo, de forma que evitábamos estar parados y pasar frio. Al final, cuando llego la camilla a ese punto pasó sin ninguna dificultad.

Y una vez pasada la estrechez tocaba un porteo por la rampa final hasta el pozo de salida, de 6m, que quizá fue la instalación que más dificultades nos dio al equipo 9, tanto por su instalación (no había unos anclajes lo suficientemente buenos), como por la extracción.

La boca de la sima se encontraba en una ladera herbosa, los anclajes más sólidos eran unos pequeños avellanos y algún pino algo más alejado de la boca, lo cual no nos permitía tener unos anclajes muy sólidos ni instalar alto para facilitar a maniobra. Al final entre el palan simple que se montó y la colocación de varios socorristas en la cuerda de progresión y en la base del pozo se fue extrayendo la camilla poco a poco hasta que estuvo fuera en lugar seguro. Finalizando la extracción sobre las doce de la noche.

A día siguiente, domingo 7, realizamos un brieffing, donde se comentaban lo que había hecho cada equipo, las dificultades que habían encontrado, las cosas que estaban bien y sobre todo las cosas que estaban mal o había que mejorar.

Una vez finalizado el brieffing, nos desplazamos a un riachuelo cercano a limpiar todo el material y reorganizarlo en el carro.

En definitiva, otro fin de semana interesante, con una actividad que no deja de ser necesaria, y que siempre nos permite aprender algo nuevo.

 

Leave a Reply

  • (will not be published)