SALIDA ESPELEOLOGÍA en el SUROESTE DE LA LADERA DEL MONTE LEIZADI, ATAÚN. GUIPUZCOA. FOTOGRAFÍAS EN PATATASORO

ESPELEOLOGÍA en MONTE LEIZADI, ATAÚN. GUIPUZCOA. FOTOGRAFÍAS EN PATATASORO

Bebiendo en el pozo de la sabiduría

Participantes: Jorge Lain, Haritz Izaguirre, y Osco

Fecha 20220130

            Dado que la salida prevista para la grabación del vídeo a Cándido, en la unión de Aixa con Ibarrengo, donde se encuentra el anemómetro, fue suspendida. Los tres citados, como estábamos un poco oxidados y yo aún convaleciente de la rotura del cuádriceps. Decidimos hacer una cavidad que no tuviese muchos problemas y ver el estado en que nos encontrábamos. Para ello Jorge dijo que conocía la citada cavidad y que no era muy complicada y podíamos realizar alguna fotografía.

Haritz en la primera sima, aun sin renombrar

            Salimos en la furgoneta de Jorge Laín, a las 9h. 15” de  Ataún y subimos por el camino que queda por debajo de la zona de Apatatasoro, la cavidad está enfrente del otro lado del río de un liso de caliza, la subida la hicimos monte hacia arriba y través, dado que es invierno esto se puede hacer, pero dudo que a partir de la primavera, por el estado del monte y lo cerrado del mismo, se pueda realizar. Bien es verdad que llegada a cierta altura nos encontramos una zona de hayas grandes y aquí cambia totalmente el paisaje, está zona es de un gran lapiaz, que discurre descendente y transversalmente a nuestra marcha, pero si te fijas bien buscas las trochas de los jabalíes y se puede seguir relativamente bien.

            En una de estas, buscando la cavidad dio Haritz con una pequeña sima, que descendimos con un anclaje natural y una cuerda, bajando inicialmente Haritz y posteriormente Jorge, en la zona del fondo de la misma, se encontraban bastantes huesos de animales, tanto grandes como pequeños.

Haritz ante los huesos

 Realizamos unas fotografías de la localización.

Y seguimos con nuestra búsqueda, yo por la parte más alta, que por las descripción de Jorge, teníamos que buscar una especie de dolina y en un lateral de una pared deberíamos encontrar la entrada.

La descripción es una pequeña sima de unos 8 ms. y posteriormente un desarrollo horizontal de unos 20 ms. Con la presencia de gran cantidad de huesos concrecionados.

Bajaron Jorge y Haritz, mientras Osco realizaba fotografías

Desde aquí nos dirigimos a seguir batiendo zona, con la sana intención de encontrar la boca de Patatasoro, con la misma sistemática, tres en línea, yo en la parte más alta, divisé una manguera de polietileno, que parecía coger agua de una pared, siguiéndola durante un buen rato, hasta que me pareció excesivo el camino que cogía. En la parte superior a mí, pasó una chica, a buen paso, por lo que deduje que había un camino transitable.

Al llegar a una doble pared formada por el lapiaz, metros más abajo encontró Hariz otra sima, esta vez, tenía en un lateral, una placa, con un tornillo, se instaló una cabecera en natural y bajó Haritz, aprovechando el citado mosquetón – placa. La cuerda llegaba a la base del pozo, pero no le daba para realizar el siguiente, por lo que la dejamos como pendiente. Nos fijamos que no tenía ninguna marca en la cabecera.

Decidimos seguir batiendo zona y esta vez Haritz, encontró otra entrada en el lateral de una dolina, que está por debajo de la sima, pertenece a la misma diaclasa. Tenía dos spits viejos en el la caliza que están encima del bloque de la entrada y otros dos spits en el lado contrario en otro bloque, estos son más nuevos pues están galvanizados.

El caso es que Jorge no la reconoció, como Patatasoro, nuestra desesperación empezaba ir en aumento. Porque nos encontrábamos entre la parte limpia del bosque de hayas y el nivel donde hay mucha maleza, siguiendo esa línea, volvimos al comienzo de la mañana, dando como resultado negativo nuestras pesquisas. Así que deshicimos nuestros pasos y volvimos a la que Jorge, había dicho que no le parecía Patatasoro, esta vez la dimos por buena. Anclamos a la parte superior de un haya y reaseguramos a otra cercana. 

Cuando comenzamos a bajar pasaban de las 15 h. En la base de la cuerda Jorge, ya comenzó a recordar la cavidad. Pero visto la hora que era y como teníamos idea de probar los nuevos emisores, realizamos tres fotografías.

Luego decidimos ir hacia el fondo de la galería de la derecha, para quedar impresionados de la volumetría y el encaje de los techos, donde se ve que una zona, al principio se han desprendido y de la mitad para adelante aún se encuentran apoyados, formando un triángulo de sustentación. Dada las horas que eran, decidimos ir hasta el fondo y quedar de volver en otra ocasión, para realizar fotografías.

Ya cuando salíamos vimos que quedaban las últimas luces de la tarde y recogimos a la carrera, para bajar monte a través hacia el camino donde habíamos dejado la furgoneta. Llegando ya de noche a la furgoneta.

Quedando pendiente de completar el trabajo más sustantivamente.

Para localizar la ubicación es la ladera S.E. de monte Leizadi.

Sobre el Autor

Asociación sin ánimo de lucro de Espeleología enfocada a la protección y defensa del médio subterráneo

Calendario

agosto 2022
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Share This