El Arikarte y otras consideraciones.

El monte Arikarte yergue altivo, lo hace porque no sabe que está torcido, quizá eso y que sus paredes estén tapizadas de yedras y zarzas es el motivo por el que no es visitado asiduamente como su vecina Santa Bárbara . Esta pequeña escama caliza contiene además dos oquedades catalogadas: Arikarteko kobea y Arikarteko leizea. Ambas de escaso interés.

Airkarteko leizea mira a San Sebastián y Lasarte, justo donde termina la pradera llena de zarzas y maleza y comienza la pared. Su acceso es fácil, a pesar de un enorme rosal plantado delante (supongo que por el “casero” para evitar se asome el ganado a ella), y se abre a un pasillo corto, de unos dos metros que termina en una sima minúscula de tres metros, con piedras y algo de basura (alguna lata, piedras y botellas) en su interior. Sobre esta entrada, a metro y medio,  hay otra pequeña boca que da paso a una minúscula galería que colmata a pocos metros.

Arikarteko Kobea mira al lado contrario, a Hernani y la cima del Adarra. Está justo sobre la sidrería Elutzeta (donde existe una sima con su mismo nombre), también donde se inicia la zona de roca caliza tras el prado de yerba. Su boca de acceso des trepa dos metros para dividirse en dos desarrollos, a la izquierda una pequeña sala, redonda, con alguna colada y una ventanita por donde entra algo de luz. A la derecha desciende su angosta galería con un pocito de unos dos metros al inicio, la galería se va estrechando hasta convertirse en impracticable.

El paseo vespertino de ayer, para localizar y ver el estado de estas cavidades, me hizo considerar varias cosas al respecto de la catalogación de nuestras cavidades, a todas luces suficiente pero deficiente. No se puede decir nada de la catalogación antigua, cuyo sentido es más romántico que científico, donde se recogen constancias y declaraciones de lugareños, citas del Diccionario Histórico-Geográfico-Descriptivo de P. Gorosabel de 1862, de la publicación Bioespeológica de visitas a grutas por espeleólogos de época como Breuil, Bolivar o Jeannel de primeros del siglo XIX, o de Aranzadi por Jesús Elósegui  y demás publicaciones de época. Este es más un pequeño compendio que un catálogo. Otro cantar es el catálogo del año 2003 de Aranzadi, dónde obviando la inexactitud del 98 por cien de las coordenadas de localización, nos podemos encontrar también con errores como el de estas dos cavidades donde los desarrollos están equivocados (Arikarteko Kobea 5 metros y Leizea 15, cuando debiera ser al revés). Además, la extraordinaria herramienta que la Diputación ha creado recientemente con un localizador a través de un mapa satélite de Gipuzkoa (http://b5m.gipuzkoa.net/web5000/), ha tomado las coordenadas de este catálogo (En principío me consta que saben que son datos en su mayoría erróneos).

Con respecto a Arikarteko Leizea, el catálogo antiguo indicaba:

“Se trata de una cueva de 12 m. de desarrollo, cuya entrada está a ras de suelo. Situación: long. 1° 41′ 40″, lat. 43° 15′ 27′. Se halla en la ladera que mira hacia Hernani y Urnieta del monte Arikarte (torcido) y pertenece al término de Urnieta (Gipuzkoa). La boca se abre en la zona donde comienzan los matorrales y cerca de los caseríos Cirulio y Moko. Ref. «Archivo Espelelógico Aranzadi ». Sin embargo la Arikarteko Leizea del catálogo del 2003 se refiere a una pequeña sima que mira al lado contrario, a San Sebastián y Lasarte, la que he descrito letras más arriba. Sin duda, el antiguo catálogo se refería a la sima que se destruyó con la construcción de la autovía del Urumea y cuya figura puede observarse en la pared de esta carretera inyectada con cemento para evitar desprendimientos; Esta, estaba junto al desaparecido caserío Cirulio a unos doscientos metros del caserío Moko también llamado Setién (que es Sidrería). Luego, hasta la desaparición de esta última sima hemos tenido un mismo nombre para dos simas diferentes.

El antiguo catálogo localizaba Arikarteko kobea en la falda que miraba a San Sebastián, cuando esta está precisamente al otro lado (confusión entre la sima y la cueva?).

Todo ello me hace considerar la necesidad de desarrollar un catálogo que contenga las localizaciones reales, que evite la duplicidad de denominaciones, o que se rebautizen las cavidades contribuyendo a la confusión.

10993413_10205622340695576_8806397087397924419_n

Sobre el Autor

Asociación sin ánimo de lucro de Espeleología enfocada a la protección y defensa del médio subterráneo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Share This