Piscarciano y covanegra, soncillo, Bugos

Salida espeleofotográfica

Si algo voy aprendiendo y tiempo me ha costado, es lo difícil que es hoy en día trabajar con las personas. El preparar una salida para dos días a dos cavidades y hacer bolillos, entre temas profesionales horarios, estancias y comidas y lo más importante hacer coincidir a personas que no se conocen con el interés sobre la espeleología. La idea me la facilitó Pepe, del Club Escar, de Asturias, hacía tiempo que no nos veíamos, Pepe, sólo dispone de los sábados para hacer actividades y sus tiempos de desplazamientos son muy medidos. Por lo que salir con él, te hace llevar un ritmo muy alto. También se acercaba Maite y Alfonso del Gurnía, Maite se está formando, y Alfonso está actualmente muy interesado en Bioespeleología. . Por lo tanto tendría que hacer encaje de bolillos para llevar un ritmo. De Guipuzcoa, llegaban el sábado por la mañana, Juan Vargas, Jon Ziganda y Mikel Azcue. De Vizcaya llegamos el viernes al atardecer Marían, Carmen, que se encargó del tema culinario y el que suscribe Osco. Las cuevas escogidas son Piscarciano para el sábado y para el domingo Covanegra. El viernes llegamos a Soncillo, ya tarde lo justo para hacernos con la vivienda contratada e ir a cenar. Entre una cosa y otra al final nos acostamos cerca de las 12 de la noche.

El sábado a pesar del madrugón, para algunos , a las 7 h. teníamos el café hecho, no logramos entrar en Piscarciano antes de las 10.30 h. en parte debido a que después de tantos años, ya no me acordaba del camino de acceso directo, lo que nos hizo perder bastante tiempo, buscando la senda. Piscarciano se caracteriza por dos cosas básicamente, por el tamaño de sus tubos freáticos y por el barro, sobre todo en la zona de la entrada y en la zona del abrevadero, esto hace que no sea una cueva muy visitable. Existe un truco para que no te quede la bota en el barro, llevar unos zuecos de poliestireno expandido, que creímos no lo necesitaríamos, error. Así que sufrimos en nuestros pies, el barro y el agua, a pesar de colocar cinta alrededor de las botas. También en algún momento el barro quería succionar nuestras botas, Mariam hizo un invento muy interesante con la pedaleta, tirando a la par del bloqueador. La instalación se podría mejorar para evitar las panzas. Los tres pozos pequeños, están con cuerdas fijas y una segunda cuerda de nudos. Lo que facilita el acceso. Al llegar a la Y, me extrañó no oír el rumor del agua del rio. De ahí en dos zig zags, de 90º, se llega a una parte de la galería inundada, que se asciende por una cuerda fija. Que nos coloca a menos de 10 minutos en la parte superior del “ balcón del diablo”, cabecera de la sala Alcoy. Quiero imaginar los primeros exploradores que encontraron ésta sala. Como se demostró más adelante, a día de hoy aún nos sorprende. Se instala un pequeño pasamanos con una cuerda de unos 15 ms y la bajada con una cuerda de 35 ms. es más que suficiente, con 8 anclajes en total. Esto nos situó en la base del río, donde pudimos comprobar el estiaje tan acentuado para ser Junio, lo que demuestra la sequía del invierno / primavera. Después de bordear el hastial derecho, subiendo por las arenas y limos depositados por el río, zona que se reconoce por “ la playa”, se hace un giro pasando por el caos de bloques, ahora existe una cuerda fija con nudos que facilita el ascenso – descenso. Aquí esperamos, con suma paciencia Pepe y Osco, disfrutando de una visión cenital de la sala Alcoy, con la vaga esperanza que los compañeros aprovecharan nuestras luces para que tuvieran una visión general. De esa observación pudimos ver una galería fósil en la parte superior de la sala, cuestión que hemos comunicado a Julio de la Federación Castellano Leonesa y a Chema del grupo Niphargus, como colaboración con ellos. En este punto de reunión, nos metemos en el cañón del río, que bajamos y volvemos a subir por la otra vertiente, con el fín de comenzar “ el anillo”. Aquí pudimos descubrir las enormes dimensiones de esta zona, así como por el tipo de erosión en el lecho del cauce, que aún en el río superior, sigue trabajando en algunos momentos. Paramos para realizar una fotografía, aprovechando la forma del cauce del río, con una forma de V, donde como casi siempre algún fallo de los flashes, nos hizo perder algo de tiempo. Aquí las grandes dimensiones nos hace pasar por un par de sitios denominados de ” la humildad”, donde nos obliga a arrastrarnos y comprobar a la salida como la erosión no ha podido con un flanco duro. Pero las dimensiones vuelven a ser enormes. Al final en otro paso de humildad, al encontrase con agua nos comunica nuestro compañero Zigui, que tenemos que mojarnos, dado que vamos con buen horario, la vuelta la dedicamos en subir cauce arriba el río, hasta donde nos deja en pozas infranqueables que nos obliga a mojarnos. Pepe sale de los primeros con el fín de poder conducir hasta Asturias de día. Recogemos las dos cuerdas. .. En la entrada pudimos hacer una fotografía de grupo, con los rayos entrando lateralmente. Los coches que habíamos dejado a la entrada de la finca ( es particular) nos sirvió para cambiarnos y llegar a la casa y colgar el material con el fín que se encuentre algo seco para el día siguiente. Carmen nos tenía preparada una cena de rechupete, que bañamos con Sidra. Y aún nos dio tiempo de observar la puesta de Sol, en Soncillo.

Covanegra, domingo 13 de Junio. Tambien estábamos de pie para las 7 h., hoy el ritmo y localización era un poco más fácil, aunque aún tuvimos alguna duda, dado que accedimos por el otro sentido de la carretera. Así que estábamos para una buena hora en la boca de Covanegra, se instalaron dos cuerdas Alfonso la de la derecha, que se caracteriza por que tiene dos apoyos en dos L en la salida del volado. Osco instaló la de la izquierda que lo logró después de tres intentos, dado que la cuerda se deslizaba en el descendedor y que el último fraccionamiento está justo encima del desplome, si a eso le sumamos que llevaba dos sacas y habíamos tirado la cuerda hacia abajo, se complicó todo un poco. La entrada a Covanegra no deja impasible a nadie, una boca de 12 ms de ancho, en medio de un páramo, la boca está en la parte superior de un techo, de una gran sala, deja una aéreo de unos 35 ms. el bajar lo primero que notas es el descenso de la temperatura, la humedad y el color verde. Es una gran galería interrumpida por las dimensiones del espacio, la orientación Este – Oeste, hacia esta zona casi nunca se accede porque las dimensiones son pequeñas y el acceso es difícil de encontrar. Así que subimos hacia el la parte superior por un lateral y hacia el Este. Nos situamos en un lateral de una gran colada corrida que nos acompaña por el hastial izquierdo, y nos sitúa en la bajada hacia la rampa pozo, si se instala por el lado derecho, tenemos 5 anclajes antes de dejarnos en la base de la rampa, por el lado izquierdo es más sencillo y comienza en un “ natural”. Si es famosa también Covanegra es por sus formaciones. Al final de la rampa – pozo, existe una gatera de unos 8 ms, que debemos pasar gateando, aquí después de unos metros nos deja en una sala, con distintas formaciones que tenemos que subir por una cuerda fija, pasar un estrechón y nos deja en un gour, que también pudimos comprobar el bajo nivel del agua, aquí era casi imposible pasar sin mojarse, ahora la bajada y subida está con cuerdas fijas, hay dos variantes para salir de éste pequeño paso. Nos da una salida a otra sala, con buenas formaciones. A la par podemos realizar otro paso instalado con cuerdas fijas, subiendo por un hastial al último paso antes de llegar a la sala de las esculturas. Aquí aprovechamos para comer y el compañero Ziganda me hizo sentir de alguna manera el paso del tiempo en mis exploraciones, hacía 20 años que yo no estaba por allí. Lo situamos por la escultura de las “ torres gemelas”. Creo que tenía más recuerdos de esta cueva, por esta escultura que por la cueva en sí. Siempre ha sido una máxima en mí, transmitir a las generaciones venideras lo que hacemos en el pasado, sólo tenemos tres formas los espeleólogos y las tres son válidas, los textos de nuestras salidas, las topografías y las imágenes. Y todas necesitan reflexión y buen hacer. Y todos debemos aportar. La salida aprovechamos para terminar de componer una visualización previa y realizar una fotografía. Desde aquí, mil gracias a los que estuvieron aguantando el tipo. Salud.

Entrada a Covanegra

Salida Piscarciano
Sector anillo Piscarciano

Fondo de entrada en Covanegra

Sala antes del Gour, en Covanegra

revisión

0%

Piscarciano y Covanegra Salida espeleofotográfica a Piscarciano y Covanegra

Piscarciano y Covanegra
0%

Sobre el Autor

Asociación sin ánimo de lucro de Espeleología enfocada a la protección y defensa del médio subterráneo

Calendario

diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Share This